Personalización centralizada y en tienda de tarjetas fidelidad en PVC.

El desafío

En el mundo de la distribución, los programas de fidelización suelen estar muy desarrollados. Aunque varían significativamente de una marca a otra, todos se basan en un denominador común: tarjetas de fidelización personalizadas.

Hansab, un distribuidor de Evolis en Estonia, colaboró con ETK, líder en distribución, durante el lanzamientos de un programa de fidelización para sus distintas tiendas.

La solución

Dependiendo del tamaño de la tienda, el programa de fidelización de ETK se basó en dos principios:

  1. Para tiendas locales:
  • Los pedidos de tarjetas de fidelización se llevaron a cabo en la misma tienda
  • Estos pedidos se recogieron, comunicaron y centralizaron en una sola oficina
  • Esta oficina se encargó de personalizar las tarjetas
  • Cada una de las tarjetas se envió posteriormente por correo
  1. Para hipermercados:
  • Los pedidos de tarjetas de fidelización se llevaron a cabo en la misma tienda
  • Las tarjetas fueron producidas y entregadas al cliente en el acto

Para centralizar la personalización, ETK eligió la impresora Quantum. Para hipermercados, la impresora probada y elegida fue la Tattoo.

El resultado

En 2012 se personalizaron más de 100 000 tarjetas de fidelización.

«Las impresoras Evolis se integraron perfectamente con los sistemas, bases de datos y procesos ya existentes del programa de fidelización», dijo Alo Männiksaar, Director Comercial de Hansab.