Close

Las tarjetas de estudiante de cinco campus italianos emitidas en terminales de autoservicio

El desafío: hacer más fluida la emisión de tarjetas de estudiante a través de los terminales de autoservicio

Alma Mater University
 

El Alma Mater Studiorum, la universidad italiana fundada en 1088, cuenta con cinco campus: Bolonia, Cesena, Forlì, Ravenna y Rimini. Al inicio de cada curso, la gestión de las tarjetas de estudiante se convertía en un auténtico dolor de cabeza: el personal de secretaría tenía que dedicarle mucho tiempo y los estudiantes debían soportar largas colas para obtener sus tarjetas.

La dirección de la universidad buscaba una forma de simplificar la producción de las tarjetas y hacer más fluida su emisión a los estudiantes. La instalación de terminales de autoservicio en los cinco campus para que los estudiantes pudieran recoger sus tarjetas con total autonomía resultó ser la mejor opción.

 

La solución: una combinación de conocimientos y experiencia

Evolis KM500B
 

Se seleccionó el módulo de impresión de tarjetas Evolis KM500B para el proyecto. El modelo KM500B, diseñado especialmente para su instalación en un terminal de autoservicio, es conocido por su fiabilidad y su facilidad de integración. Ofrece una autonomía de 500 tarjetas para limitar la intervención humana a la hora de recargar las tarjetas o las cintas de impresión.

Con el fin de garantizar la conexión con el software de ERP de la Universidad, la solución Evolis se complementó con dos soluciones de software:

  • el módulo Ermes Smart Printer, que garantiza la conexión de la impresora a Internet;
  • la solución de software de Omnica Card Systems, que permite la comunicación en tiempo real con el software de la universidad.

 

El resultado: una emisión de tarjetas más sencilla para todos

Los estudiantes se inscriben en el portal de la universidad o directamente en la secretaría, y luego van al terminal de su elección. El sistema reconoce la identidad de los estudiantes a través de un código QR, y sus tarjetas identificativas se imprimen al instante. De ese modo, se regula el flujo de estudiantes, ya que la disponibilidad de los terminales es más amplia que la que ofrecen las secretarías con un horario de apertura concreto.

Puesto que ya no es necesario encargarse de la gestión de las tarjetas de estudiante, el personal de la universidad puede dedicarse a tareas de mayor valor añadido. ¡Y se acabaron las colas para los estudiantes! Pueden obtener su tarjeta rápidamente en el momento en que lo deseen.

 

« Estamos muy satisfechos con la solución elegida. Los estudiantes pueden recoger sus tarjetas identificativas con total autonomía, en todos los campus del Alma Mater. »

 

Compartir este estudio de caso